Hilando Fino | VALLADOLID CAPITAL DEL VINO: CONCURSO MUNDIAL BRUSELAS
Para todos aquellos que nos dedicamos con pasión al mundo del vino y todo lo que a este le rodea, ya sea en cuanto a la producción, al diseño de etiquetas y packaging, a la comunicación o a cualquier otro campo se refiere, la oportunidad de que el Concurso Mundial de Bruselas se lleve a cabo en nuestra ciudad, Valladolid, supone no sólo un orgullo, sino una experiencia profesional única para poder ofrecer lo mejor de lo que cada uno sabemos hacer: trabajar y disfrutar mucho del vino.
Valladolid, Concurso, Concurso Mundial, Vino, Denominaciones, Denominaciones de Origen, D.O, Etiquetas, Etiquetas de Vino, Diseño etiquetas, diseño web vino, comunicación de bodega, bodega diseño, identidad bodega, Ribera del Duero, Rueda, Cigales, Arlanza, Bierzo, Arribes, Hilando Fino, Oro, Gran Oro, Cariñena, Vinos de la Tierra, Castilla y León, Rías Baixas, Ribeiro, Rioja, Somontano, Toro, Utiel, Requena, Utiel-Requena, Valdepeñas, Madrid, Valencia, Cava, agencia, diseño, premios,
22067
post-template-default,single,single-post,postid-22067,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Valladolid capital del vino en el Concurso Mundial de Bruselas

Valladolid capital del vino en el Concurso Mundial de Bruselas

Valladolid se prepara para acoger en mayo uno de los concursos más importantes del mundo en el sector del vitivinícola, el Concurso Mundial de Bruselas. Durante los meses previos al mismo, cientos de bodegas de diferentes denominaciones de origen y todos los gremios vinculados al vino, aportarán su particular simiente para llegar a cultivar unos resultados de excelencia para la comunidad y el país.

De entre todas las opciones, los expertos se han decantado porque esta vigésimo cuarta edición sea en Valladolid por su gran implicación y relevancia en el sector vitivinícola, con representación entre otras, de varias de sus denominaciones de origen tales como Ribera del Duero, Cigales y Rueda.

Este prestigioso concurso es una de las mayores referencias vitivinícolas a nivel mundial y supone una gran ventana para las bodegas y productores del vino, tanto a nivel nacional como internacional. La trayectoria de este certamen es extensa, ya que cuenta con 23 años de cientos de historias y miles de catas que se dan con el único propósito de encontrar los mejores vinos del mundo año tras año y poder avalar así  su calidad en los meses posteriores, lo cual supone un gran escaparate y vía de difusión para las marcas y la comercialización de las bodegas productoras. A lo largo de su recorrido, este concurso se ha ido consagrando sin duda, como uno de los principales referentes enológicos actuales a nivel mundial en la valoración y promoción del vino. 

El Concurso Mundial de Bruselas, utiliza un riguroso proceso de evaluación para asegurar al consumidor la máxima eficacia y los mejores resultados. El jurado especializado otorga los premios a modo del tradicional medallero olímpico, convirtiéndose después en importantes atrezzos a las marcas como distinciones de calidad ante el público final.

La comisión del tribunal se compone por expertos que viven dedicados al vino, desde numerosos sectores (sumilleres, enólogos, investigadores, periodistas especializados…) y de distintos países. La muestra se lleva a cabo en diferentes series lo más homogéneas posibles, las cuales se agrupan tras un meticuloso análisis según las características de cada vino. Después, cada jurado cata entre 4 y 6 series de vinos a través de un proceso de evaluación sensorial muy exhaustivo. Y además, para asegurar su total efectividad, el proceso se limita a 50 muestras cada mañana, con el fin de no saturar ni distorsionar los resultados finales.

Otra demostración de fiabilidad del Concurso Mundial de Bruselas es que es el único concurso que ha establecido un control posterior de todos los vinos galardonados, de esta forma se asegura que todos ellos mantienen las características por las que han sido premiados y así legitimar sus resultados. Es decir, se encarga de que el vino que se ha catado y el que se vende al consumidor cumplan con las mismas condiciones y/o patrones premiados.

Es todo un honor y una inmensa oportunidad para Valladolid ser la sede de este año del concurso, ya que supondrá ser el epicentro de sinergias del sector vitivinícola a nivel mundial, así como un punto de encuentro de la tradición e innovación de las ramas que lo conforman.

Para todos aquellos que nos dedicamos con pasión al mundo del vino y todo lo que a este rodea, ya sea en cuanto a la producción, al diseño de etiquetas y packaging, a la comunicación o a cualquier otro campo se refiere, la oportunidad de que el Concurso Mundial de Bruselas se lleve a cabo en nuestra ciudad, Valladolid, supone no sólo un orgullo, sino una experiencia profesional única para poder ofrecer lo mejor de lo que cada uno sabemos hacer: trabajar con calidad y disfrutar mucho del vino. 

No hay Comentarios

Escribe un comentario